ArtDe camino al Guggenheim

De camino al Guggenheim

Rescato en este nuevo post uno de mis recorridos favoritos escrito para TravellersandCo hace un tiempo y que hoy se me hace más apetecible que nunca. Una experiencia artística a través de la ciudad de Bilbao y de uno de sus icónicos museos, el Guggenheim. Esta preciosa urbe fue elegida Mejor Ciudad Europea 2018 y la verdad que es un reconocimiento más que merecido. Pasear por esta ciudad se antoja casi adictivo. Se respira vida, intensidad, carácter. Desde la espectacularidad del Museo Guggenheim, hasta el Casco Viejo, el Ensanche y Abandoibarra, cada esquina tiene un toque de dinamismo, ritmo y transgresión.

El Casco Viejo nos descubre el Bilbao medieval con sus preciosas calles empedradas, la Plaza de San Antón, la Catedral Gótica de Santiago o el legendario mercado de la Ribera con más de 500 años de historia. Esta es una de las zonas con más vida, siempre en plena ebullición y actividad. Otra de las zonas más características de la ciudad y símbolo de la fusión entre tradición y modernidad es el Ensanche y Abandoibarra. Arte, arquitectuta y vanguardismo se fusionan y muestran el Bilbao más cosmopolita y moderno.

Pero sin duda, lo mejor de esta ciudad es caminarla. Descubrir sus gentes, sus gran oferta cultural, artística y gastronómica perdiéndonos entre sus calles, sus plazas y sus monumentos.

Guggenheim, más que un museo

Cosmopolita, vanguardista y transgresora, así se nos presenta la ciudad de Bilbao. Un destino que todo aquel que busque sensaciones intensas no se debe perder. Se trata, sin duda, de una de las mejores opciones culturales, artísticas y gastronómicas de España. Además, ofrece el valor añadido de alojar uno de los museos más importantes del mundo, el Museo Guggenheim. Se trata de un espacio dedicado al arte contemporáneo diseñado por el arquitecto canadiense Frank O. Gehry. Abrió sus puertas en el año 1997 y hoy se ha convertido en todo un referente para los amantes del arte. Su estructura está realizada con piedra caliza planchas de titanio y de cristal, y se presenta  envolvente, sugerente y voluptuosa. Juega con las formas, la geometría y la luz, creando un efecto rítmico singular, complejo y muy atractivo que podemos recorrer íntegramente y descubrir en sus múltiples perspectivas.

El museo se encuentra en pleno centro de la ciudad, inmerso entre sus edificios, sus plazas y sus paseos, y está bañado por la famosa ría de Bilbao. Cuenta con una superficie de 24.000 m², de los cuales 10.540 m² se corresponden a las diferentes galerías donde se han albergado exposiciones de Eduardo Chillida, Louise Bourgeois o Andy Warhol entre otros. El interior es diáfano, luminoso y con sinuosas formas curvas, un guiño perfecto a la libertad que guía al arte. Se divide en tres niveles perfectamente organizados en torno al Atrio central y conectados por escaleras, ascensores de cristal y pasarelas curvilíneas. Las formas y los volúmenes crean un efecto extraño y absorbente, que traspasa los sentidos. Convirtiéndose el propio diseño arquitectónico de este lugar en una admirable obra de arte.

La Materia del Tiempo

La Materia del Tiempo (1994–2005), obra escultórica de Richard Serra, forma parte de la colección permanente del museo y es toda una atracción en la que resulta adictivo perderse. En esta obra, que consta de un total de ocho esculturas de acero de dimensiones variables, podemos apreciar la evolución de su creador, desde elipses simples hasta espirales complejas. Representa una progresión del tiempo en la que se puede admirar los efectos vertiginosos e imprevisibles del movimiento y de la perspectiva con la que se juega. 

 

Imagen Houda Bakkali

Tulipanes

Tulipanes (1995–2004), también pertenece al artista Jeff Koons. Esta obra escultórica, de 203 x 460 x 520 cm, hecha en acero inoxidable, representa un ramo de flores con forma globos y pertenece a su colección “Celebración”.  Una obra que en su conjunto recuerda la infancia del autor y se inspira en objetos ligados a celebraciones y fiestas de cumpleaños.

 

Imagen Houda Bakkali

Escultura Maman

Otra escultura muy representativa es Maman (1999)una gigantesca araña de casi 9 metros hecha de bronce, mármol y acero inoxidable por Louise Bourgeois. Este trabajo forma parte de una serie inspirada en las arañas y se presenta como un homenaje a la madre del artista que fue tejedora, además de representar la duplicidad de este animal: la madre protectora y depredadora a la vez.

 

Imagen Houda Bakkali

Puppy, el colorista anfitrión de Bilbao

Uno de los detalles más llamativos que podemos encontrar en la entrada principal del museo es la escultura Puppy (1992), un gigantesco perro de 1240 x 1240 x 820 cm, de acero inoxidable, sustrato y plantas en floración. Obra de Jeff Koons con la que  busca homenajear un jardín clásico europeo del siglo XVIII. 

 

Imagen TravellersandCo

Art, words, design, trends, memories, journeys and much more. The most creative ideas to design a beautiful, stunning and colorful world. Loving success. Living art.