ArchitectureFlorencia, a través del arte

Florencia, a través del arte

Como ya recojo en un post anterior, visitar Florencia es visitar la Historia del Arte escrita en mayúsculas. El legado de genios de todos los tiempos se aprecia en cada esquina, y eso hace de esta ciudad un lugar único, mágico e irrepetible.

Una de estas paradas mágicas es en el Campanile de Giottoel campanario de la Catedral de Santa María de Fiore y uno de los monumentos que conforman la bella panorámica de Piazza del Duomo. Se trata de una obra de 84 metros de alto y 15 metros de ancho, y uno de los mejores legados de la arquitectura gótica de la ciudad. Este monumento, iniciado por Giotto en 1334, está cubierto con un elegante y colorista mármol que combina el blanco, rojo y verde, y esconde una de las mejores vistas de la ciudad desde el campanario, al cual se puede acceder a pie a través de unas estrechas escaleras que siguen siendo el vivo reflejo de la época que las vio nacer. Subir a este campanario merece la pena, desde luego, aunque hay que advertir que sólo dispone de un acceso para la subida y para la bajada, unas escaleras angostas en las que generalmente se aglomeran los turistas, lo que hace bastante agobiante la visita.

Vistas desde el Campanile de Giotto

Una de las mejores experiencias que se puede vivir en Florencia es disfrutar de su panorámica desde es Campanile de Giotto. Si conseguimos vencer la claustrofóbica subida al monumento, la recompensa merecerá la pena. Y si no, mirad y juzgad vosotros mismos…

Cúpula de Bruneleschi

Otro de los icono florentinos es la Cúpula de Brunelleschi. Espectacular por fuera y por dentro, esta monumental obra de arte, que cuenta con un diámetro de 45,5 metros, fue considerada una de las más grandes del mundo tras la caída del imperio romano y una de las más representativas del mundo debido a su concepto arquitectónico. En su interior nos encontramos la misma espectacularidad que rebosa por fuera y, además, nos envuelve y deleita con un enorme fresco que representa el Juicio Final.

En definitiva, descubrir este monumento es sinónimo de realizar un viaje inigualable por la historia, el arte y el tiempo. Pero, eso sí, si ya la subida al Campanile de Giotto era agobiante, acceder y visitar la Cúpula de Brunelleschi puede resultar extremadamente agobiante. Aquí algunas imágenes que lo demuestran…

Art, words, design, trends, memories, journeys and much more. The most creative ideas to design a beautiful, stunning and colorful world. Loving success. Living art.