ArtLoving Italy

Loving Italy

[gtranslate]

Año nuevo, obra nueva. «Loving Italy» es mi apuesta para 2021. Esta serie de 12 obras, basadas en técnica mixta y RA, tiene una doble mirada, una doble motivación que hoy os explico en este post. Por una parte, se inspira en escenarios que evocan el esplendor de Italia, su carácter festivo y divertido, su exuberancia, su cotidianidad artística, pero al mismo tiempo su elitismo estético, su intensidad y excelencia creativa, sus pasiones, etc. Es una obra visceral y apasionada. Una concepción contemplativa de la belleza y las formas, reconocible, fácil de entender y cercana, que apuesta por el color y la belleza. Un arte sin miedo, sin remordimientos, tributo a la esperanza y a la felicidad en estos tiempos oscuros. “Loving Italy” pone la mirada en la esencia del Renacimiento, del Barroco o del Romanticismo, periodos donde los genios universales del arte nos dejaron como herencia todas las fórmulas magistrales que hoy aún seguimos recreando y nos continúan inspirando. 

Por otra parte, “Loving Italy” representa el círculo vicioso del arte en la actualidad, con sus excesos y sus vanidades. Vivimos en una época extraña, en medio de un caos de tendencias, de apariencias, de estilos, de gurús y de plataformas que nos avasallan buscando darle un sentido, en ocasiones inocuo, en ocasiones enrevesado, al arte mientras se hace un gran negocio valiéndose de la vanidad que irremediablemente nos nubla la perspectiva de la realidad. “Loving Italy” recoge esta realidad a través de una mirada irónica, a veces divertida y otras esclava de su propia superficialidad, absolutamente adicta a sí misma y al juicio de los demás. El arte nos debería hacer libres, debería servir para hacer felices a los demás, no hacernos prisioneros de un carnaval que no alimenta más que el ego.

La obra muestra esa realidad dual sin miedo a alterar el orden de las cosas para descubrir escenarios armónicamente desordenados, oníricos, etéreos, banales, nostálgicos…, pero siempre conciliadores.

En “Scoppio pop” he querido destacar el color como un elemento perturbador. Colores brillantes, puros y con pinceladas fluorescentes que le den un toque pop a la composición. La obra final es una fusión confusa pero ordenada de la obra original, una mezcla fluida de colores en busca de un mensaje que transmita la idea de alegría con cotidianidad. En la animación se puede observar esta conversión armónicamente psicodélica. 

“Amore Rinascimentale” refleja la armonía y la belleza creadas con deliberado equilibrio, con una simetría que se rinde a la luz y a la naturaleza. Formas que buscan entrar en simbiosis para alcanzar la perfección que les haga libres. 

“Pasione barocca” es un tributo sin remordimientos a la exageración, a la exuberancia y a la artificialidad. En esta obra busco representar un mundo de sensualidad llevado al extremo. Una explosión serena de flores, de formas y de color. El arte capaz de conviertir el drama en infinitas capas extravagantes que miran sin pudor a un público incrédulo. Busca en el movimiento voluptuoso una representación singular de las luces y de las sombras, de la extravagancia y del deleite. Una mirada compleja y sensual que refleja la dualidad del alma.

“Notte di fantasia” es mi recuerdo imborrable de todas las noches mágicas que me ha regalado Italia. Noches de Sanremo, noches de la Toscana, noches en la Fontana de Trevi, noches en Venecia. Noches de fantasía, de luces sin sombras, de flores de la Liguria, de mar Mediterráneo, de amigos para siempre, de flores infinitas…

En “Urbana” presento a una protagonista absorbida por colores difusos que se mezclan de manera arbitraria, discretamente provocativa, casi desapercibida pero, al mismo tiempo, descaradamente visible. Esta obra es un guiño al arte callejero, una expresión heterogénea de diversos mensajes que se confunden, que se arrastran unos a otros, que se superponen hasta desaparecer en la transición de la calle.

“Carnevale” es mi tributo a Venecia, el lugar donde lo real y lo onírico se fusionan en una simbiosis perfecta. El lugar donde existen los colores imposibles, las formas inimaginables, los sonidos exóticos y los seres de mundos de fantasía. Antifaces, brebajes, vestidos de seda, canales del Adriático. Más allá de la felicidad. Sueños cumplidos. Venecia.

“Frenesía” recrea la dolce vita italiana. Un día en el mar. Una fiesta en la Riviera. Champagne, música, miradas distintas de tonos intensos. Es el deleite del alma que ha encontrado la felicidad. Una vida delirante, apasionadamente sensorial, amante exaltada de los placeres, de la exclusividad, de la belleza. 

En “Divertimento” recuerdo las noches imborrables de Casino. Las noches de Sanremo. Juegos y fantasía. Amigos y tentaciones. Euforia y desenfreno. Ganar sin perder. Sombras de colores. Sonidos y voces se confunden entre damas y caballeros. Libertad y estilo. Sueños, vida, futuro. Sin mirar atrás. ¡Qué empiece el juego!

“Brama Ardente”, es una obra que anhela lo que sabe que está por llegar. Un futuro ardiente, repleto de deleites fugaces, de momentos eternos, de pasiones reencontradas, de deseos cumplidos. Anhela el ritmo armónico de la vehemencia de una mente volátil y grandilocuente. Reconstruida de manera serena, ocultando su rostro tras el misterio imprevisible de sus ideas, sus colores y sus formas repetidas con pretendida coherencia. 

“Romanticismo” es una obra particular que rompe con la dinámica de excesos en el color, el volumen y las formas presentes en el resto de la serie. Precisamente he querido buscar en la simplicidad técnica de la composición la fuerza y la intensidad de la obra. La evocación a un Romanticismo sin muchas cargas melancólicas pero capaz de exaltar el exotismo individual de la protagonista y el misterio de sus emociones, así como de expresar una libertad creativa imperfecta y deliberadamente inacabada.

Art, words, design, trends, memories, journeys and much more. The most creative ideas to design a beautiful, stunning and colorful world. Loving success. Living art.